En primer lugar visitamos la Plaza de la Corredera, plaza mayor de la ciudad. Después vemos el Templo romano y paseamos por la Judería, un laberinto de preciosas y estrechas calles llenas de macetas de flores. Allí podemos ver los típicos patios cordobeses. En plena judería nos encontramos con la Sinagoga, templo judío que nos recuerda la perfecta convivencia de culturas que se daba en la Córdoba califal. Junto a la Sinagoga el Zoco, mercado de artesanías y cerámicas.

Por último, visitamos la Mezquita de Córdoba, edificio fascinante de la época del Califato donde encontramos los más sorprendentes efectos de luz y color en medio de un increíble “bosque” de casi un millar de columnas. No desmerece el conjunto el hecho de que en su centro fuera construída una catedral, de por sí de gran valor con su mezcla de elementos góticos, platerescos y barrocos.



Accreditations

How can we help you?